Hamilton Corona su Sexto Título en la F1

Lewis Hamilton fue tímido de pequeño. Se fue forjando con una llama interna que quería llevar a lo más alto del deporte a motor y lograr que diera luz propia. Aún recuerda cuando a sus 11 años, durante una premiación del automovilismo británico, con mucha pena se acercó a Ron Dennis, expresidente de McLaren y uno de los directores con más renombre en la Fórmula 1, a pedirle un autógrafo.

Dennis, sin problema, tomó la hoja que le había entregado con mucha ilusión Hamilton y rubricó su firma ante la atenta mirada del pequeño. Una vez se la devolvió, Hamilton lo miró a los ojos y con un tono de voz, que apenas comenzaba su desarrollo, le dijo que algún día “quería correr en su equipo”. Lo que nadie imaginó de esta historia era que se iba a cumplir en el 2007, cuando fichó por la escudería McLaren-Mercedes, y ahí comenzó una historia de éxito en la que ayer conquistó su sexto título de la Fórmula 1, tras finalizar de segundo en el GP de EE. UU., ganado por Valtteri Bottas.

Ahora, Hamilton, de 34 años, quedó a un título del piloto más laureado de la historia, el alemán Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo, y superó al argentino Juan Manuel Fangio, con quien empataba en cinco.

Su vida

El británico, nacido el 7 de enero de 1985 en Stevenage (Inglaterra), no se llama Lewis Carl por casualidad. Fue bautizado así en honor al estadounidense Carl Lewis, al que admiraba su padre, Anthony -cuyos progenitores emigraron al Reino Unido desde la caribeña Granada-, y que tan solo unos meses antes de que él naciera había ganado cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 (luego ganaría otros cinco oros más, entre los Juegos de Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996). A Anthony -que se separó de la madre del campeón, Carmen, cuando este tenía dos años- le gustaba Carl Lewis, pero más el motor.

Anthony también fue quien le pintó (siempre de amarillo) su primer casco, que obtuvo tras cambiarlo por una consola que le habían regalado. En las pistas de karting, su padre tomaba la tabla de tiempos, miraba el niño con mejores cronos y obligaba a Lewis a ver el punto exacto en el que este frenaba. Posteriormente, le explicaba que para ganarle, debía frenar más adelante todavía.

En el 2006 ganó la GP2, lo que le sirvió para dar el salto a la F1 un año después, formando pareja con el español Fernando Alonso.

En su debut ganó cuatro carreras y desde entonces no ha dejado de ganar al menos una al año.

Ya en el 2008 logró su primer título, con McLaren, luego se impuso en 2014, 2015, 2017, 2018 y este domingo, a falta de tres carreras, sentenció  en el campeonato en el circuito de las Américas.

Hamilton, de raza negra, se convirtió en el Tiger Woods de la Fórmula 1: un deporte espectáculo que mueve superlativas cantidades de dinero.

Ya tiene a Schumacher a un título mundial y alcanzarlo en el más ganador de la historia. Además, se acerca a sus 91 victorias, pero él le resta importancia.

“Michael era un conductor fantástico, pero no me comparo con él de esa manera. Él tiene su propia luz, como todos los grandes pilotos en la historia de nuestro deporte. Y estoy trabajando duro para tratar de brillar con mi propia luz, también”, añadió.

Hamilton celebró su sexta corona en EE. UU. Una vez más aceleró a fondo para ser el mejor piloto del año y va en camino de ser el mejor de la historia.

 

¡Entérate de lo mejor en de las Noticias, el Entreteniniento, Música y Lanzamientos, Eventos y más! Síguenos en FacebookInstagram y Twitter, @areanewyork

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.