Las Curiosas Bolsas de Boxeo Contra la Ira en New York

El estrés de la vida actual a toda velocidad ha hecho que mucha gente pierdan los nervios y reaccione de forma violenta. En EEUU, cada año mueren más de 10.000 personas al año por armas de fuego, cuando en Suiza, con similares porcentajes de tenencia de armas en la población no ocurre lo mismo.

La desesperación, es estrés y la frustración que viven algunos pueden ser los motivos que provocan los ataques de ira reflejados en gran cantidad de vídeos que se han hecho virales en la red.

En Nueva York, donde el pulso del mundo se acelera aún más, se ha celebrado la NYCxDESIGN, una serie de actividades relacionadas con el diseño de la metrópoli y que ha llevado a los creadores a intentar reducir estos ataques de ira que algunos neoyorquinos protagonizan.

Se les ha ocurrido colocar una suerte de sacos de boxeo en varios puntos de Manhattan para que los irascibles puedan descargar su ira golpeando dichos elementos de ‘decoración’. En ellos reza una frase: "Un lugar saludable para las frustraciones".

"Es un concepto que explora el diseño de espacios comunes para las emociones que todos enfrentamos, tanto buenas, como malas. El saco de boxeo público ofrece salidas para estas emociones como un medio para, quizás, desarrollar una forma más saludable para abordar los problemas personales y colectivos en un entorno público", afirman desde el estudio responsable del diseño.

Así pues, los ciudadanos tienen la posibilidad de golpearlos para descargar la tensión acumulada que llevan dentro sin tener que recurrir a romper el mobiliario de su hogar, montar un pollo o realizar acciones mucho más graves.

¡Entérate de lo mejor en de las Noticias, el Entreteniniento, Música y Lanzamientos, Eventos y más! Síguenos en FacebookInstagram y Twitter, @areanewyork

 

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.