Imprescindibles en New York

New York es, como buena ciudad portuaria, una urbe multicultural desde su origen, cuando los holandeses pagaron a los nativos Lenape –que ocupaban la actual Wall Street– un puñado de florines y resolvieron llamarla Nueva Ámsterdam. Los colonos arribaron a estas costas en busca de un mundo mejor y, tres siglos después, Manhattan sigue siendo una hipérbole del 'American dream'.

Esta apasionante metrópoli, entre todas las urbes del planeta, es la ciudad por antonomasia; aquella a la que siempre se desea volver. Si estás planeando un viaje a la gran manzana, estos son los imprescindibles que debes ver.

Times Square

Para sentir el latido de la ciudad plántate en medio de Times Square y entenderás por qué es el corazón del planeta. Son apabullantes sus kilométricas pantallas led que, inevitablemente, te transportan a las mejores escenas de la película Blade Runner. Será inevitable hacer mil fotos, y hasta un vídeo time lapse, con tu smartphone para ser la envidia de tus followers en redes sociales. El enclave es tan indicado para los selfies que han instalado en un lateral una plataforma con distintas alturas para que propios y extraños elijan la mejor perspectiva en sus fotografías.

National Geographic Encounter

Justo al lado, te encantará visitar National Geographic Encounter para explorar nuestros océanos sin botella de oxígeno. Verás que el mar nunca duerme y descubrirás la potencia de los sonidos submarinos a través de excelentes proyecciones documentales y tecnologías tridimensionales. No pierdas la oportunidad de jugar con un simpatiquísimo león marino virtual que obedece las señales realizadas con tus manos.

Gulliver's Gate

En una de las bocacalles de Times Square se encuentra Gulliver’s Gate, una atracción recién inaugurada perfecta para familias. Una vez dentro, tendrás el mundo en tus manos –literalmente– con decenas de reproducciones en miniatura de los monumentos planetarios más señeros. Te encantará su interactividad. Al entrar, ofrecen una usb que permite activar el tráfico aéreo de Nueva York, hacer que los peregrinos giren alrededor de la mezquita Masjid al-Haram de La Meca o iluminar la torre de Pisa. Resulta una excelente opción para iniciar tu visita en la urbe, pues es inmensa la sección dedicada a la Gran Manzana, con media docena de coloramas repletos de diminutos personajes que retratan a la perfección la ajetreada vida neoyorquina. Como colofón, encarga un mini-yo, una figurita personalizada que te enviarán a casa.

 

The High Line

Es uno de los pulmones verdes de la urbe: The High Line. Reserva un buen rato para apreciar este antiguo paso de tren rehabilitado para uso y disfrute de los neoyorquinos que, a diario, lo utilizan para almorzar, practicar deporte o, simplemente, atravesar la ciudad de este a oeste, o viceversa.

Greenwich Village

Enfila la Sexta Avenida hasta llegar a este pequeño oasis con aires bohemios, casas bajas adornadas de recoletos jardines y sus escalinatas, tan retratadas en las películas. Es un barrio lleno de encanto y un lugar perfecto para volver por la noche a escuchar un concierto en directo en locales míticos como Blue Note Jazz Club o Cafe Wha?, cuyos escenarios pisan músicos galardonados con premios Grammy y han visto desfilar a figuras como Bob Dylan, Ray Charles, Bruce Springsteen, Chick Corea o Jimi Hendrix.

 La Zona 0

La apertura del complejo One World Trade Center consiguió darle un impulso tras el fatídico atentado de 2001. El austero y conmovedor Memorial 11-S ha conseguido homenajear a las víctimas sin alharacas. Mientras, el área se ha revitalizado arquitectónicamente con fantásticas estructuras como el Oculus de Santiago Calatrava y el One World Observatory. Más de 12.000 visitantes se encaraman cada año a las vidrieras del piso 104 de este rascacielos al que se accede en ascensor en solo 60 segundos. Desde aquí, se atisba la mejor panorámica del puerto natural que conformó Manhattan y, en días claros, se escudriña New Jersey, Brooklyn y Long Island.

Williamsburg

La oferta cultural y de ocio está abanderada por este distrito, preso de la gentrificación, que va dando paso poco a poco al ambiente más alternativo del contiguo barrio de Bushwick, de claras pinceladas hipster. Esta zona emergente esconde una excelente ruta circular de street art, que empieza revisando los murales de la avenida Flushing, sigue encaramando Evergreen y continúa por Myrtle hasta la calle Hurt. Es obligatorio hacer una parada gastro en el local de Roberta’s, tan famoso por sus colas como por sus excelentes pizzas.

Ver También

Regresa la New York Fashion Week

Trucos para mejorar el rostro y evitar un aspecto cansado

Cómo convertirse en gamer profesional

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.