Exigen a la Administración De Blasio más acciones para cerrar cárcel de Rikers Island

El Concejo realizó una audiencia para evaluar en qué va el plan de clausura de la prisión y aunque la Ciudad asegura estar comprometida, líderes y activistas se muestran decepcionados.

En marzo pasado el alcalde Bill de Blasio anunció que la cárcel de Rikers Island, señalada de ser un centro penitenciario lleno de violencia, tenía los días contados, tras 85 años de existencia. Y aunque el mandatario mencionó un plan de diez años para cerrar la prisión, que alberga a 10,000 reclusos, disminuyendo la población carcelaria en el próximo lustro, líderes políticos y activistas acusan al Gobierno local de no estar actuando con rapidez para que Rikers se cierre.

Así lo denunció este lunes el concejal Rory Lancman, miembro del Comité de Servicios de Justicia Criminal del Concejo Municipal, que adelantó una audiencia para rendir cuentas a la Ciudad de la manera como se está adelantando el proceso de clausura del infame penal.

“Estamos muy decepcionados por la manera en la que la Administración está actuando sobre este tema pues falta la implementación de un plan real que ayude a reducir el número de reclusos y sentimos que la Administración no está interesada en poner en marcha un programa agresivo para ponerle fin a Rikers”, aseguró el líder político, quien destacó que aunque De Blasio mencionó una década como el plazo para acabar con la prisión, “si hubiese compromiso” el penal podría cerrarse en cuatro años.

“Me siento optimista en que el próximo presidente del Concejo Municipal y los 51 miembros vamos a seguir presionando para que Rikers se cierre, pero no tengo el mismo optimismo de que el Alcalde va a hacer su parte”, agregó Lancman, criticando que la administración de Blasio no promueva el aumento de libertades supervisadas ni de facilidades para que los familiares de los reclusos paguen fianzas y se evite tener a los internos tiempo innecesario tras las rejas.

En la audiencia, el exjuez, Jonathan Lippman, presidente de la Comisión Independiente especial que sugirió el cierre de la prisión, mencionó que es urgente que Nueva York no pierda la “oportunidad histórica” de acabar con Rikers, y reiteró que si no se promueven reformas paralelas, todo puede quedarse en el aire.

“La audiencia del Concejo Municipal de hoy marca un paso importante para asegurar que la Ciudad tome las acciones agresivas requeridas para cerrar Rikers tan pronto como sea posible”, dijo el exmagistrado, al tiempo que pidió a la Ciudad que promulgue más programas de reforma a la justicia penal que reduzcan la población carcelaria, como ampliar los programas de libertad supervisada.

La presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito destacó que el Concejo ya hizo su parte al promover y aprobar recursos para programas tendientes a disminuir la población carcelaria, pero señaló que la Ciudad no ha manifestado públicamente en qué va el proceso de clausura del penal.

 

“Ha habido poca información públicamente disponible sobre el progreso en estos y otros pasos en el cierre de la prisión de Rikers. Sabemos que el alcalde ha nombrado a un número de individuos muy impresionantes en su equipo de trabajo y ha comenzado a solicitar consultores para desarrollar planes para la construcción de nuevas instalaciones de la cárcel fuera de la prisión de Rikers Island”, dijo la líder política. “Estoy interesada en saber más sobre el progreso que ha logrado este grupo de trabajo, detalles sobre la solicitud de consultores y el progreso de la Administración en la implementación de las docenas de estrategias contenidas en su plan de acción”.

Glenn Martin, presidente de la organización Just Leadership USA, criticó también la lentitud como la Administració De Blasio ha actuado.

“Rikers deben cerrarse lo más pronto posible, y se puede cerrar en los próximos años si el alcalde Bill de Blasio estuviera comprometido significativamente en lograr eso (…) y la audiencia mostró que el Alcalde simplemente no está interesado en crear soluciones significativas y audaces en el esfuerzo por cerrar Rikers”, dijo el activista.

Pero la Ciudad tiene una postura diferente, y según lo manifestó en la audiencia Elizabeth Glazer, directora de la Oficina de Justicia Criminal de la Alcaldía, la administración De Blasio está dando pasos concretos para cerrar la cárcel de Rikers, a través de los planes implementados por un grupo de trabajo de más de 75 expertos.

“El Equipo de trabajo de Implementación de la Justicia no está pidiendo un cambio, lo estamos haciendo”, aseguró la funcionaria. “El cierre de Rikers es política oficial de la ciudad de Nueva York y es un objetivo con el que estamos haciendo progresos concretos todos los días”.

Dentro de los avances y el compromiso de Nueva York, Glazer destacó que en la Gran Manzana los delitos serios han disminuido 9% en los últimos cuatro años, los homicidios se han reducido en 17% en el 2017, la NYPD está arrestando menos personas y desde el 2013 ha habido una reducción del 41% en ingresos a los penales por delitos menores.

“Esto no sucedió por accidente: es el resultado de los esfuerzos intencionales de muchos, algo que debe continuar”, dijo la funcionaria, resaltando que se están identificando sitios adicionales para posibles prisiones, con un énfasis en la participación de las comunidades e implementando programas para reducir la población de Rikers.

Al cierre de esta edición, la Alcaldía no emitió un pronunciamiento.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.