7 diseñadores emergentes que no te puedes perder en la New York Fashion Week

El jueves arranca la Semana de la Moda de Nueva York y estos son los nombres que más vale tener en el radar.

Ahora que algunas marcas de renombre como Proenza Schouler, Thom Browne y Altuzarra han salido de la programación (porque –au revoir!– se esfumaron a París), ha quedado hueco en la Semana de la Moda de Nueva York para acoger a otros recién llegados, tanto firmas emergentescomo otras enseñas ya consagradas pero que afrontan su debut en la Gran Manzana. Se recupera así su naturaleza original, eco de cuando de cuando la industria estadounidense se consideraba nido de principiantes frente a la larga sombra de las casas europeas. “En las últimas dos décadas, Nueva York ha ejercido de trampolín internacional para los jóvenes talentos en mucha mayor medida que el resto de capitales de la moda”, expresa Steven Kolb, presidente y director ejecutivo del Council of Fashion Designers de América. A continuación, desgranamos las nuevas caras que no conviene perder de vista.

Hellessy

La diseñadora Sylvie Millstein es franco-japonesa, aunque su negocio y su vida se desarrollan en el barrio neoyorquino del Soho –de ahí su lealtad a la ciudad–. Conocida por sus formas lánguidas y lúdicas proporciones, esta finalista del Woolmark Prize de 2016 –y que ha engalanado a figuras como Gwyneth Paltrow, Emma Watson, Emily Ratajkowski y Beyoncé– jugará esta temporada a un maximalismo inspirado por el estilo rococó de la diseñadora de interiores Tony Duquette. “Me apetecía mucha riqueza en colores opulentos y texturas para un tipo de mujer que le gusta impresionar”, explica a Vogue. “También he buscado inyectar algo de optimismo y eclecticismo en el armario de otoño”.

Juicy Couture

Juicy Couture no es lo que se dice nueva en esto, porque recordemos que la marca alcanzó la fama por vestir a personajes como Lindsay Lohan y Paris Hilton con sus chándales de terciopelo rosa bebé a principios de los 2000 y que ha ganado nuevos admiradores en 2016 gracias a su colaboración con Vetements. Sin embargo, este es el primer desfile de su historia. “Juicy Couture es sinónimo de chándal, y tal asociación nos produce mucho orgullo”, dice Jamie Mizrahi, directora creativa de la firma. “Dicho esto, como marca de alcance global es importante que nuestros clientes sepan que ofrecemos mucho más”. Esta es la segunda temporada bajo el mando de Mizrahi, momento ideal para poner la firma en el candelero y desplegar todo su abanico de propuestas. Asegura que si bien los fans seguirán reconociendo la filosofía irreverente, divertida y femenina de la marca, notarán un giro en cuanto a formas y siluetas.

John Elliott

Este diseñador afincado en Los Ángeles, famoso por haber sabido sacar del gimnasio los joggers de sudadera para elevarlos al olimpo del street style, ha construido todo un estilo de vida alrededor de un vestir relajado y de perfil bajo. Tiene la habilidad, y el sello de marca, de hacer el casual lo más fácil posible, propuestas que esta temporada se esparcen en forma de línea de mujer. Promete hacer gala de todos los hits que le han hecho triunfar en el mercado masculino: sudaderas con capucha amplias, jerséis entallados, abrigos funcionales y camisetas cool, todo ello declinado esta vez en clave femenina.

Alice McCall

Vestidos boho, tops lenceros de encaje y petos vaqueros estilo años 70 son solo parte de la carta de presentación de la diseñadora australiana, una mezcla de fresca feminidad y encanto retro de los años 50. Aunque McCall lanzó su firma en 2004, esta será la primera temporada que presente desfile en la Gran Manzana. “Nueva York es el centro de la moda estadounidense y abre las puertas a un mercado mucho más amplio”, explica. McCall vio cómo sus diseños ganaban más y más popularidad tras el evento que celebró en Los Ángeles el año pasado, por lo que trasladar su desfile a suelo estadounidense resultaba el paso lógico. Esta temporada nos aconseja no perder de vista sus estampados y bordados vintage que aplica sobre siluetas modernas a la par que elegantes.

Moon Choi

Con el auge actual del estilo urbano, que una mujer de talento como Moon Choi apueste por la sastrería es cuando menos osado. Si bien lo cierto es que esta graduada de Parsons en ningún caso diseña esos estirados trajes de ejecutivo, sino que más bien juega con las proporciones del clásico combo de pantalón y americana. En parte arquitectónico y en parte vanguardista, su trabajo “borra las fronteras entre lo masculino y lo femenino, dando un giro sutil a las nociones de género e identidad”, según explica. “Es la expresión final de mi creencia en el influjo que ejerce la ropa sobre nuestra identidad y comportamiento”. Como resultado, una reinterpretación extraña pero cautivadora de las prendas más clásicas.

Lou Dallas

Al igual que Mike Eckhaus y Zoe Latta, de Eckhaus LattaRaffaella Hanley estudió Bellas Artes en la Rhode Island School of Design (RISD) antes de adentrarse en la moda, camino que la llevó después a diseñar para Lou Dallas. Sus prendas se componen en su mayoría de remanentes y textiles reciclados, aderezados después con detalles artesanos como macramé y bordado. El concepto de aprovechamiento que defiende Hanley unido a sus referencias artísticas, o esas ninfas del bosque que protagonizaron su desfile de primavera/verano 2018, no se traducen sin embargo en diseños afectados o románticos. De hecho, el trabajo de Hanley se acerca más a un funky-cool algo morboso y agresivo. Aun así, desprende cierta belleza extraña y cautivadora, como si una Miss Havisham hipster reconvirtiera el antiguo trash en excéntricos tesoros modernos. Esta temporada, la diseñadora dice haberse inspirado en una historia inventada acerca de una fiesta “a ratos desenfrenada, a ratos siniestra, en un misterioso castillo” por el que campan “almas atormentadas”.

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.