Alerta máxima en Disney por posible deportación de 500 de sus empleados

Disneyworld teme quedar paralizado por la decisión de Trump.

rece el temor ante la posible decisión del gobierno de Donald Trump de terminar el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), el cual permite el trabajo y estadía de cerca de medio millón de inmigrantes de varios países.

El primer damnificado de que no se extienda el Estatus de Protección Temporal (TPS) para refugiados de Haití sería el gigante de los parques temáticos en la Florida. Disney cuenta con más de 500 trabajadores, entre meseros, vendedores, actores y personal de mantenimiento, provenientes de Haití.

El grupo de trabajadores de Disney forma parte de los 58,706 refugiados de la isla que llegaron a EEUU después del brutal terremoto que asoló ese país en 2010.

En ese entonces el presidente Barack Obama concedió a los nacionales haitianos el estatus de protección temporal (TPS). Este beneficio ha sido ampliado en varias ocasiones debido a las repetidas catástrofes como los brotes de cólera y los daños causados ​​por el huracán Mateo en 2016.

El Departamento de Seguridad Nacional pidió al gobierno terminar el TPS

DHS recomendó al gobierno poner fin al Estatus de Protección Temporal (TPS) para Nicaragua, Honduras, El Salvador y Haití, del que se benefician 413,500 inmigrantes que residen y trabajan legalmente en territorio estadounidense, informó esta semana The Washington Post.

El rotativo capitalino, que cita funcionarios bajo condición de anonimato, explicó que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el encargado de tomar la decisión sobre el TPS, recibió esta semana la recomendación del Departamento de Estado.

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 que Estados Unidos concede de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

 

Actualmente viven 439,625 inmigrantes en Estados Unidos amparados por el TPS, según datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

En su mayoría son salvadoreños (263,282), hondureños (86,163) y haitianos (58,706). De Nicaragua hay 5,349 beneficiarios.

En los últimos años, los beneficiarios del TPS han visto cómo su permiso se renovaba de manera automática por periodos de 18 meses, pero ahora el Gobierno de Donald Trump decidió reevaluar las condiciones que justificaron la concesión del programa.

Según los funcionarios que hablaron con The Washington Post, el Departamento de Estado ha concluido que los problemas de violencia, corrupción y pobreza que todavía atraviesan algunos de estos países centroamericanos y Haití no tienen que ver con los desastres que provocaron la concesión del TPS.

La decisión definitiva sobre el TPS a hondureños y nicaragüenses tiene que llegar en los próximos días, ya que el Gobierno debe pronunciarse 60 días antes de que expire el próximo 5 de enero.

En el caso de los haitianos y salvadoreños, el TPS expira el 22 de enero y el 9 de marzo, respectivamente, por lo que el Gobierno también tiene que tomar una decisión definitiva en las próximas semanas.

Con información de EFE

 

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.