Malos caseros contra la pared por 18 nuevas leyes anti acoso

El nuevo paquete legislativo pretende frenar los abusos de los propietarios contra inquilinos y da más herramientas legales para que sean castigados con mayor severidad.

Los caseros abusivos que acosen a los inquilinos, que no reparen los daños de sus apartamentos, y que sigan utilizando tácticas sucias para sacar a los más pobres de sus viviendas, de ahora en adelante se la verán color de hormiga en Nueva York.

Así lo manifestó el alcalde Bill de Blasio este miércoles, luego de firmar un paquete de 18 leyes que entrarán en vigor antes de terminar el año, y que pretenden blindar la lucha contra el hostigamiento de los propietarios, facilitando a los inquilinos llevar a los caseros abusivos a los tribunales, aumentando los castigos y haciendo cumplir la ley contra la construcción peligrosa e ilegal.

“No vacilaremos en perseguir a los propietarios abusivos”, aseguró el Alcalde al firmar las nuevas leyes, en un evento que tuvo lugar en un centro comunal de la tercera edad de Manhattan. “El acoso de los inquilinos es uno de los efectos secundarios más maliciosos del auge económico de la ciudad de Nueva York”.

Y de eso sí que sabe la mexicana Natividad Pérez, quien lleva viviendo 30 años en un apartamento de Bushwick, en Brooklyn, donde la lucha con su casero se ha vuelto pan de cada día.

El landlord siempre me anda acosando. Todo este año ha venido diciéndome que me tengo que ir, porque quiso subirle la renta a su antojo y no se lo permití”, comenta la mujer. “Además me mandaba a los trabajadores, a los demás inquilinos para molestarme y cada semana me hostigaba. No me ha hecho arreglos, me tiene la cocina desbaratada, el piso, las ventanas y el baño están en mal estado y todo eso emocionalmente me ha enfermado”.

Compensación a inquilinos

La inmigrante ahora se siente más respaldada con las nuevas leyes de la ciudad, que entre otras cosas ordenan que los inquilinos que sean víctima de acoso puedan incluso recibir compensación por daños hasta de $1,000 y llevar sus casos a la corte por actos punitivos, y a diferencia de la legislación actual, donde el inquilino tiene que demostrar que un propietario cometió un acto o una omisión de acoso, se crea una presunción refutable de que cuando un propietario comete violaciones u omisiones, tal acto u omisión constituye acoso.

Ahora sí se les acabó su abuso, porque con esto si estamos en victoria los inquilinos y ya no se van a poder hacer el de la vista gorda”, dijo eufórica la mexicana.

 

La puertorriqueña Iris Ramos, quien vive en Greenpoint, Brooklyn, también celebró la firma de las nuevas leyes que crean la Defensoría del Inquilino, agencia que trabajará con el Departamento de Edificios de la Ciudad, y monitoreará los planes de protección de los inquilinos al igual que el seguimiento de las quejas de acoso.

“No hay derecho que los caseros abusen tanto de uno. A mí se me tardaron años en arreglarme el piso, el agua corría por todo el apartamento y nadie me ponía cuidado”, se quejó la boricua.

La presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito advirtió que con las nuevas legislaciones, los propietarios que busquen desplazar a los neoyorquinos que como Iris llevan muchos años viviendo en sus apartamentos, se enfrentarán a un desafío mucho mayor.

“Los inquilinos arrastrados a procedimientos de desalojo erróneos, o enfrentados a otras formas de acoso por parte de caseros sin escrúpulos, ahora tienen la protección completa de la ley detrás de ellos”, dijo la concejal, explicando que una de las normativas amplía la definición de acoso incluyendo contactos a horas no apropiadas.

Aplauden medidas

Jesús González, codirector ejecutivo de la organización Churches United for Fair Housing (CUFFH), que a diario recibe quejas de inquilinos y los ayuda en su lucha contra los caseros abusivos, reconoció que aunque la Ciudad lleva varios años tratando de cercar a los propietarios irresponsables y acosadores con varias medidas, este paquete pone un punto muy alto.

“Estoy feliz de que el Concejo de la Ciudad de Nueva York escuchara la situación de miles de inquilinos y de las muchas organizaciones que abogaban por una protección más fuerte de los inquilinos. Escucharon y tomaron medidas legislativas”, comentó el activista.

Dentro del paquete de medidas también hay otras disposiciones como evitar que los caseros hagan visitas a horas inapropiadas, a menos que el inquilino así lo autorice, al igual que se permitirá a los inquilinos promover acusaciones de acoso si el propietario de un edificio promueve interrupciones repetidas de los servicios básicos en todo el edificio.

Otra de las leyes crea un grupo de trabajo formado por miembros nombrados por el Departamento de Edificios de la Ciudad de Nueva York, el Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda, el Departamento de Salud e Higiene Mental, el Departamento de Protección Ambiental, el Concejo Municipal y el Alcalde y entre sus principales funciones evaluará las prácticas actuales de construcción y renovación por parte de los propietarios de viviendas ocupadas.

La concejal Helen Rosenthal, promotora de tres de las nuevas leyes, una de ellas que duplica el monto de las penalidades a los caseros irresponsables, envió un mensaje claro a los propietarios, que resume el alma de estas leyes.

“Le estamos diciendo a malos caseros que tenemos sus números, tenemos su información y los perseguiremos, los agarraremos, y los detendremos antes de que sigan acosando a los inquilinos, quienes tienen el derecho a vivir de manera segura y con servicios básicos”, advirtió la concejal.

Las leyes aprobadas

  • Intro. 347-B, permite a los jueces de la Corte de Vivienda compesar a los inquilinos por daños.
  • Intro.1523 crea la Oficina de Defensoría del Inquilino con apoyo del Departamento de Edificios
  • Intro. 1133 requiere que el Departamento de Edificios retenga permisos cuando los dueños de propiedades deban más de $25,000 en violaciones no pagadas.
  • Intro. 1530 aumenta los casos y situaciones de acoso al propietario.
  • Intro. 1548 amplía la definición de acoso, para incluir el contacto repetido en horas inusuales
  • Intro. 1549 permite a los inquilinos demandar a los propietarios por hostigamiento, basado en interrupciones repetidas de los servicios básicos.
  • Intro. 1556 aumenta las penas civiles mínimas por el acoso de los inquilinos.
  • Las leyes 918-A, 926-A, 930-A, 931-B, 936-A, 938-A, 939-A, 940-A, 944-A, 1523-A y 960-A se refieren a la construcción como táctica de acoso de los inquilinos y pone freno y reglamentaciones duras cuando un casero pretenda hacer obras en sus propiedades.

Jumaane Williams, presidente del Comité de Vivienda del Concejo, destacó otra legislación firmada por el Alcalde que frena las construcciones ilegales en los edificios como táctica de acoso a los inquilinos.

“Estamos enviando un mensaje a los propietarios sin escrúpulos de que la Ciudad está seria en proteger a los inquilinos y sus derechos y estamos listos para frenar sus prácticas abusivas”, dijo el político.

Entre tanto, el concejal Ben Kallos resaltó que aquellos propietarios que insistan en ignorar los reclamos de reparaciones de sus inquilinos, sentirán duros efectos hasta en sus hipotecas.

“El paquete legislativo tiene como objetivo corregir el comportamiento de los peores caseros, que ahora se enfrentarán a la amenaza de ejecución hipotecaria si descuidan hacer las reparaciones necesarias”, dijo el político. “Durante demasiado tiempo algunos caseros y propietarios de edificios no han resuelto problemas recurrentes en sus propiedades ni pagado las multas que van junto con esas violaciones, poniendo a los inquilinos en condiciones inseguras a veces durante años”.

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.