10 Hábitos para Mejorar tu Calidad de Vida

En esta búsqueda incesante de una buena calidad de vida nos damos cuenta que no existen pócimas mágicas, ni productos o tratamientos milagrosos: la realidad es otra.

1. 30-45 minutos de ejercicio moderado al día. Realizar ejercicio físico de forma diaria es una rutina fundamental, ya que acciona y acelera el metabolismo. El ejercicio ''ideal'' para prevenir el envejecimiento consistiría en unos 20-25 minutos diarios de ejercicio cardiovascular (el deporte tiene que ser constante y a cierto nivel), a un ritmo que permita llevar una conversación al mismo tiempo, lo que significa que no genere déficit de oxígeno ni excesiva fatiga. Para el resto del tiempo que tengamos (lo ideal es llegar a 40-45 minutos diarios), lo más indicado es realizar un ejercicio de fuerza: trabajo de pesas combinado con ejercicio funcional. Si se es principiante, se puede comenzar caminando 30 minutos todas las mañanas a un ritmo acelerado. En todos los casos siempre hablamos de ejercicio moderado.

2. Usar protección solar también en invierno. La mejor forma de prevenir el envejecimiento de nuestra piel es aplicando diariamente un protector solar, también en invierno, que tenga un mínimo de factor 50 y con reaplicación, a ser posible, cada 2 o 3 horas. De esta manera vamos a evitar los daños causados por la radiación UV, uno de los principales colaboradores del envejecimiento.

3. Aprender a hacer la compra es una de las bases de la longevidad. Comprar fruta y verdura fresca, huir de los precocinados y aprender a leer las etiquetas de los alimentos envasados que consumimos.

4. Aprender a comer es la base del antienvejecimiento. Siempre optar por frutas y verduras de temporada, legumbres, proteínas limpias (animales y vegetales), ácidos grasos esenciales y una proporción adecuada de cada uno de estos componentes es la base del antienvejecimiento.

5. Consumir más pescado azul y suplementar con Omega 3. Este es el mejor antiinflamatorio y suele convertirse en la medida nutricional con un impacto más directo y positivo en nuestra salud desde la infancia hasta la vejez. Es el mejor antiinflamatorio natural que existe y por ello es un componente central de cualquier dieta antiinflamatoria. ''Para mí, el Omega 3 es el principal suplemento que recomendar de modo global a una población. Evidentemente hay que tener en cuenta que el Omega 3 no va a remediar una deficiencia de vitamina D o de algún mineral importante, y según el problema de salud debe combinarse con otros nutrientes. Pero si hay que tomar un solo suplemento prácticamente casi siempre debe ser Omega 3'', explica la experta.

6. Incluir antioxidantes naturales en la dieta. Es, definitivamente, otro de los hábitos antiaging mas importantes. Pescado fresco, naranjas, frutos rojos, huevos, verduras de hojas verdes, pimientos, zanahorias, tomate, chía, nueces o almendras...

7. El aporte calórico debe ser el adecuado para cada persona. El aporte calórico que se ofrece al organismo va en función de la edad, el sexo, el peso y la actividad física de cada persona. Por esta razón, la realización de una restricción calórica sin un control médico adecuado (dietas milagro) puede ser perjudicial para la salud. El mantenimiento de un peso adecuado debe ser el objetivo en cualquier persona, siempre que sea a través de una dieta equilibrada.

8. Más momentos de relax diarios y menos de estrés. Meditación, yoga..., relajarse y evadirse de los problemas durante una rato diariamente siempre afectará positivamente a nuestra salud y a nuestro equilibrio psíquico y emocional.

9. El sueño es una de las mejores terapias antienvejecimiento. La piel y el sistema nervioso están estrechamente relacionados, siendo el reflejo de nuestro estado físico, psicológico y mental. Por tanto, dormir bien por la noche se refleja positivamente al disminuir el estrés, la angustia o el cansancio. El sueño es un proceso constructivo que reajusta nuestro sistema biológico con funciones regeneradoras y estabilizadoras. Durante la noche tienen mayor eficacia los mecanismos de reparación de la piel porque nuestra musculatura se relaja y permite que la circulación sea más fluida y se oxigene mejor la piel; se eliminan en mayor cantidad los radicales libres; se reparan y crean nuevos tejidos y células; las células reorganizan sus funciones, se reparan y equilibran los daños ocasionados durante el día; y se eliminan las contracciones musculares a todos los niveles incluida la piel.

10. Ponerse siempre en manos de expertos en medicina antiaging. Seguir las recomendaciones de profesionales en medicina antiaging permitirá hacer cambios y mejoras adaptadas a las necesidades, objetivos y estilo de vida de cada uno. Es importante contar con la asesoría nutricional, cosmecéutica y/o emocional de expertos que nos ayuden a cumplir las metas y mantenerlas en el tiempo.

¡Entérate de lo mejor de las Noticias, el Entreteniniento, Música y Lanzamientos, Eventos y más! Síguenos en FacebookInstagram y Twitter, @areanewyork

Social Networks

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.